JOSÉ ORDOÑEZ – PAGINA OFICIAL

Bienvenidos a la página oficial del humorista colombiano José Ordóñez, 10 veces récord mundial de chistes y creador de Ordóñese De La Risa

Y no les exagero (Así fue como me accidenté)

¡Y no les exagero!

(La última publicación acerca de mi accidente, léelo hasta el final, te vas a reír mucho)
Las nueve de la mañana. Ante la insistencia de mi esposa para que le bajara algunas cajas pesadas guardadas desde hace algún tiempo en el ático y que sólo recobran vida cada vez que mi hija anuncia que nos visitará con la tropa de nietos que Dios nos ha dado; allí en medio de otros tantos chécheres, tenemos un arsenal de legos, juegos, muñecas y pelotas que como en la película Toy Story recobran vida cada vez que la última versión de los Ordonez aparece.
Llevaba varios días insistiéndome que necesitaba que le bajara todos esos artículos pesados, y yo como buen marido, esposo, compañero, ayuda idónea, e incondicional marido colombiano… !Le había hecho el quite!
Acomodé mi escalera de 1,80 mts (en la caída se sintió mucho más alta) y subí por ella como recordando las épocas cuando era niño y me trepaba en todos los árboles  de guayaba y los techos de las casas en los barrios de Floridablanca gracias a lo cual me gané el apelativo entre los niños del barrio de “El mico”.
Recomendaciones:

Si tienes más de 53 años no subas ni bajes escaleras sin tener la supervisión de alguien que te apoye.
Si bajas escaleras con artículos pesados, hazlo desplazándote hacia atrás no hacia adelante como lo hice yo.
Si bajas escaleras con artículos pesados desplazándote hacia adelante, por más que alguien te apoye, por más que tengas buen equilibrio, por más que tengas medicina prepagada, por más que tengas seguro contra accidentes… !Seguro te accidentarás!
Es inevitable que al caer no solamente te rompas la cabeza, sino que se te “rompe” el orgullo porque sin lugar a dudas vas a tener que chillar, además se te “romperá” la poca dignidad física que tienes cuando caigas desparramado como un guarasapo.
Pues eso pues eso fue lo que me sucedió, con mi dura y testaruda cabezota. Golpee la llave del calentador de agua que al sentir mi piel no tuvo otra alternativa que abrirme una «hermosa» tronera de, y no les exagero casi 10 cm de largo. Entonces fue cuando empecé a sangrar profusamente, mi sangre se confundió con el chorro de agua, y no les exagero, era más grande el chorro de sangre que el del agua. Me llevé las manos a la cabeza intentando detectar de dónde provenía tan profusa cantidad. 
El primero en llegar fue mi perro Doggo, quien al ver que su amo parecía, y no les exagero, un hidrante de calle para bomberos del que no brotaba agua si no ingentes cantidades de sangre. El pobre Can retrocedió abrumado lanzando alaridos y chillidos, pues en su perruna vida, nunca había visto tan dantesco espectáculo.
La segunda que llegó corriendo fue mi esposa. Había escuchado mi cuerpo caer aparatosamente al piso y el estrepitoso ruido de todas las cosas que se expandieron, y no les exagero, en un radio de 20 mts, sumado todo ello a los alaridos desgarradores que para aquel momento el perro no paraba de lanzar al verme, y no les exagero, en tan dantesca danza de sangre y agua.
¡Pobre mujer! Al ver a su esposo, y no les exagero, bañado en sangre lanzó una alarido que parecía una competencia entre los suyos y los del perro. (Puedo entender su dolor, un marido como estos, y no les exagero, no se encuentra tan fácilmente).
“¡Misael! ¡Misael!” (así se llama nuestro vecino) no paraba de gritar mi esposa intentando encontrar ayuda antes que, y no les exagero, yo terminara desmayado en el piso o ahogado en mi propia sangre. 
El vecino llegó corriendo. 
Veterano de mil batallas, estuvo en la guerra de Vietnam, allí vio como muchos de sus compañeros fueron mutilados por bombas que le estallaban a pocos metros del rostro, además, fue parte de la operación conquista del desierto, un hombre acostumbrado a ver cuerpos mutilados, vísceras fuera, humanidades desmembradas, y toda clase de horripilantes secuelas que dejan las guerras. Al verme, y no les exagero, cayó desmayado, creía haberlo visto todo, pero no estaba preparado para algo así. 
Con mi tranquilidad y con mi serenidad que siempre me ha caracterizado, le pedí amorosamente a mi esposa que se calmara, al perro le ordené que guardara silencio, pero ninguno de los dos me hizo caso, el perro porque estaba asustado y Yasmith, ¡Porque jamás me hace caso!
Si no has a abandonado la lectura de esta impresionante pero verídica narración, si aún te quedan fuerzas para seguir leyendo, prepárate, y no les exagero, la peor parte está por empezar. 
Luego de ir al baño en donde con una toalla húmeda limpié mi sangre que, y no les exagero, ya había inundado parte de la casa y al no encontrar aguja e hilo para coserme la profusa herida que tenía en la cabeza (Así lo vi en la película de Rambo)  le dije a mi hermosa pero para entonces histérica esposa que nos fuéramos al hospital (yo no quería, pero lo hice para que ella se tranquilizara). Fueron tan sólo dos pasos a la salida del baño cuando me di cuenta que la hemorragia había menguado un poco, me tranquilicé, pero luego vi su cara de horror, fue tan desgarrador el grito de Yasmith que hasta el perro quedó callado y decidió retirarse con el rabo entre las patas, y no les exagero, por algunos momentos pensé que al entender que necesitaba unos nuevos amos había decidido emanciparse de los Ordonez. 
Mi esposa señalaba con su temblorosa mano el motivo por el cual los grandes borbotones de sangre habían menguado levemente, y no les exagero, había empezado a salirse parte de mi cerebro, le pedí que se calmara, pero como les dije antes ¡ella nunca hace caso! Se fue detrás del perro. Al sentirme más abandonado que Duque y su reforma tributaria, fui hasta el enorme espejo de mi baño que me permitió ver en medio de los manchones de sangre que lo empañaban, y no les exagero, parte de mi cerebro efectivamente empezaba a brotar,! ¡Se me van a salir los chistes! Pensé, y sí, y no me lo van a creer, los primeros que se salieron fueron los de PabloRemalas, los pude ver, ahora parecía que yo era parte de aquellas increíbles historias del deprimente personaje; detrás de él, los chistes crueles seguidos del recuerdo de lo que pago por intereses en dos créditos de libre inversión que saque con un banco antes de la pandemia. Horrorizado intenté meterme el cerebro con mis musculosos dedos, pero la fuerza con la que brotaba, y no les exagero, no me lo permitió; a los pocos segundos del lóbulo posterior izquierdo, donde dicen que se alojan las cosas de las que nos arrepentimos, vi la diferentes decisiones erráticas de mi vida, allí se alojaba mi voto por Uribe, por Duque, por Pastrana, el peor de todo era el de Samper. Al punto del desmayo, esperando a que apareciera el túnel con su luz al fondo, vi que al fondo del pasillo aparecía mi esposa con las llaves del auto para llevarme rumbo al hospital. 
No recuerdo más, abrí los ojos intentando recobrar la conciencia cuando escuché las frases que los paramédicos de las urgencias del hospital se decían en medio de los impresionantes chillidos de las enfermeras asistentes que al parecer nunca habían visto algo así. «Deberemos primero ponerle anestesia para que no le duela todo el proceso quirúrgico» dijo uno de los especialistas, pero yo, y no les exagero, le dije que no era necesario. Me conozco, el umbral del dolor lo tengo bien alto, soy colombiano, hincha del Bucaramanga y estoy acostumbrado a sufrir mucho dolor. 
El galeno admirado por mi decisión, casi sin creerlo, y no les exagero, decidió empezar con el proceso de sutura de mi cabeza; bueno, yo a eso no le llamaría una “sutura”, yo le llamaría, y no les exagero: “La más delicada intervención quirúrgica de la que la ciencia médica tenga memoria”. 
¡Parece que nunca habían visto un cerebro lleno de tanta inteligencia y tanta información! me dio temor en medio del proceso quirúrgico pues recordé que el cerebro de Albert Einstein fue conservado durante algunos años en alcohol para luego ser estudiado y tuve temor, y no les exagero, de que me dejaran morir a propósito y terminar corriendo la misma suerte.
Sé que ya son pocos los que han continuado con esta lectura, algunos estoy seguro y no les exagero, es probable que se hayan desmayado al escuchar una historia tan dolorosa, pero a la vez, y no les exagero, tan llena de valentía y heroísmo (algunos creerán que es hedonismo).
Hoy estoy en mi cama. El suplicio de una mala noche, con terribles, y no les exagero, indescriptibles dolores corporales que sólo he podido calmar con altas dosis de morfina, toda clase de barbitúricos, mezclado con raíces chinas y Yagé amazónico no ha podido minar ni menguar el arrojo con el que quiero seguir viviendo la vida. 

El perro ha regresado, quizá pudo entender que nunca encontrará unos amos tan responsables con las cacas que dejan el jardín. Se ha echado a los pies de mi cama a escuchar mis alaridos de dolor, eso no le ha preocupado, lo único que le ha quitado la calma, y no les exagero, es que ha visto el primer punto de la sutura de mi cabeza caer ¡Y tiene miedo a una nueva inundación de sangre!

Benito cumple 32 años haciendo reír

Este niño que llevo dentro… y fuera, ya cumple 32 años de edad. Debo reconocer que han habido etapas en mi carrera en las que no me he sentido cómodo interpretándolo, por eso decidí dar un cuerpo para omitir caracterizarlo yo mismo. Pero esta pandemia me ha enseñado que no importa cómo lo quiera hacer, los niños estarán dispuestos a volverlo a disfrutar. Son tres generaciones de niños (que luego se convierten en fans adultos) riendo con las ocurrencias de Benito. A ti, ¿Cuál interpretación te gusta más?

Das click en la imagen y verás a Benito 3
Das click y verá a José interpretando a Benito

José Ordóñez en El Show de Suso.

¿Te imaginas cómo puede ser un programa entre estos dos personajes? las divertidas impertinencias que hicieron que José se sonrojara con las preguntas atrevidas de aspectos que hasta este momento nunca había contado en su vida. Seguro pasarás un momento agradable este domingo a las 6 p.m. (hora de Colombia) cuando en el canal Caracol se junten estos dos comediantes.

Los mejores chistes de José Ordóñez

De lunes a viernes a la una y veinte de la tarde en Colombia ( 1:20 P.m. ) a través de mis dos principales canales de transmisión: «Mundo José Ordóñez» en Facebook, te regalo cuarenta minutos de chistes con todos mis personajes y sus particulares experiencias.
Pasa la voz, cuéntaselo a todos. Los espero en «Mundo José Ordóñez» de Facebook .

Hoy Juega el Bucaramanga
Ya somos más de 364 mil personas en YouTube

Faltas tú?

El próximo viernes no te pierdas todo el nuevo contenido en el canal de YouTube, si aún no estás suscrito aprovecha para hacerlo dando click en el botón.

Mis preferidos son los chistes de los calvos.

Cómo saber si tienes una familia tipo Ordóñese:

1. Tienes una “brincona” que es buena para vender cosas = Gomelina
2. El pesimista al que todo le pasa = Pablo Remalas
3. El bobo ingenuo de la familia = Tanainas
4. El perezoso = Celio
5. La malgeniada que quiere cascarle a todos = Noraima
6. El que se la pica de macho pero al final es cobarde = Mesmer
7. El niño cansón que esquiva la familia = Benito
8. El que le debe a todos = Cachaquiano
9. El que lleva mucho tiempo en el mismo trabajo y siempre tiene miedo a que lo echen = Bermúdez
10. El que nunca se baña = GayoTapao
11. La que nunca se baña = La Rocío (esposa de GayoTapao)
12. El que sabe todo lo que pasa en la familia pero nunca cuenta bien como fueron las cosas = Olinto
13. La tía que fue bella y cree que aún lo sigue siendo = Wendy Vanessa
14. El que tiene la voz más fea de la familia = Rubicundo
15. La “despistada” de la familia = Miss República
¿A cuántos identificaste?

LOS CHISTES DEL DÍA

Cómo está…

Un caníbal a otro:-¿Qué tal está tu esposa?-¡Un poco dura y sin sabor!

Limosna para un cigarrillo

-Señor, ¿me regala 20 mil pesos para un cigarrillo?-¿Y todo eso vale un cigarrillo?-¿Y qué quiere? ¿que me lo fume en ayunas?

José Ordóñez está en las redes como «Mundo José Ordóñez»

Mundo José Ordóñez ha empezado a girar lento pero seguro. Algún día alcanzará su rotación adecuada pero estos primeros giros del mundo traen: Un proyecto de Benito, un proyecto de podcast, un ministerio matrimonial con Yasmith, los nuevos shows virtuales de José.


Contratar los shows virtuales de José Ordónez

Contratar los shows virtuales de José Ordónez mas información aquí

Aquí está el Instagram de José Ordóñez

diciembre 2, 2020
Va manejando y de pronto otro hombre lo cierra con su automóvil. El infractor se va dando tumbos de lado a lado por la carretera. Decide darle alcance para increparle su manera de conducir. Le da alcance y más adelante y le grita por la ventanilla:-¡Aprenda a conducir imbécil!A lo…