Chistes de animales

Chistes de animalesLos animales no ríen, pero sus chistes tienen la capacidad de causarte hilarantes carcajadas. Así que disfruta estos chistes de animales.

El chiste del ratón de oro

Un señor fue a una tienda en un barrio chino y vio que están vendiendo un ratón de oro. La curiosidad lo asota así que pregunta:
-¿Y ese ratón de oro para qué es?
El chino que atiende le aclara:
-Eso es de una leyenda antigua y la historia es muy larga. Si lo compra hay que comprar también la historia.
El hombre hace caso omiso y solo compra el ratón dejando de lado la historia del misterio que rodea aquel roedor de oro.
Al salir de la tienda se da cuenta que muchos ratones empiezan a perseguirlo, maneja por la autopista y al llegar a su casa, ésta se llenó rápidamente de ratones. Preocupado, el tipo salió a caminar, seguido por todos los ratones que no paran de perseguirlo así que busca la playa y tira el ratón de oro al mar, los ratones se lanzan también al océano muriendo todos ahogados.
Dos horas más tarde el hombre entra de nuevo a la tienda del barrio chino, el hombre que lo atendió le pregunta:
-¿Vino por la historia, no?
-No. ¡Vine a ver si tiene un abogado de oro!

Ponerse repelente

-¡Qué molestia estos mosquitos!
-Ponte repelente.
-Madre mía, ¡qué ingente cantidad de dípteros nematóceros!

La cigarra viuda

Dos cigarras se encuentran, una le pregunta a la otra:
-Mija, ¿y qué pasó con tu esposo que no lo volví a ver?
-¡Se lo fumaron hace un mes!

Arroz de lata

Entró a un restaurante chino con mucha hambre. El mesero le recomienda:
-Honolable homble tenel hamble, come aloz con lata!
El hambriento cliente piensa:
-«No sabía que había arroz enlatado, pero con el hambre que tengo lo voy a ordenar».
Ordena el cliente el arroz. A la media hora, luego de haberse senado su arroz le dice al mesero chino:
-Mire, no le noté nada raro a su arroz enlatado.
-No. Arroz con lata no sel enlatado. Sel mezclado con calne de animalito que mama de los latones, «lata»

Elefantes azules

-Doctor doctor tengo un problema, ¡veo elefantes azules por todas partes.
-¿Ha visto ya a un psicólogo?
-No, ¡solo elefantes azules!

Mascota que come porquerías

Desde la puerta del restaurante el hombre que trae un cocodrilo atado con una cuerda como mascota le pregunta al mesero:
-¿Mesero, aquí sirven a los políticos?
-Si señor.
-¿Me hace el favor y me le sirve dos a mi cocodrilo?