Chistes de deudas

Yoast chistes de deudas FaceMedio mundo le debe a otro medio… o, todo el mundo le debe a unos pocos. Mientras pagamos lo mejor es reír con estos Chistes de deudas.

Deudor moroso de arriendo

Parecía como si fuera El señor Barriga cobrándole la deuda a Don Ramón porque al igual que la afamada serie de humor, este hombre le debía catorce meses de renta. Así que llega a cobrarle:
-Don Cachaqueano, es que vengo a que me pague el arriendo. Estoy tan decidido que si no me paga voy a tener que emprender acciones judiciales para echarlo de aquí!
-¡No me haga salir de aquí!  Mire, ¡mejor si quiere súbame el alquiler!

¿El tiempo hará olvidar?

Nuevamente el cobrador llega a la puerta de don Cachaqueano quien le ha “capoteado” una deuda hace rato:
-¡Don Cachaqueano, es que vengo por lo de la deudita aquella!
-¿La deudita aquella? ¡Ah! ¡Si! ¿Usted ha oído el refrán que dice que el tiempo es oro?
–Claro que si don Cachaqueano.
-Bueno, pues… ¡Que el tiempo le pague!

Cómo respaldar una deuda con una letra

Le debía mucho dinero al acaudalado del pueblo a quien, como garantía le había firmado una letra. Aquel día corrió con el infortunio de encontrárselo en la calle. Obviamente este le increpa:
-¡Oiga! ¿Qué hubo de la letra?
El descarado deudor responde:
-Ahí, ¡mejorándola a punta de planas!

Yo te cuando le paguen

Benito le dice a su endeudado papá:
-Papi, el zapatero te manda a preguntar cuándo le vas a pagar los zapatos que te reparó.
-Hijo, dile que una vez pagué el par de zapatos al que me los vendió le pago la reparación.

Cómo olvidar las deudas

Le cobra a quien le debe dinero y hace tiempo no le paga y se le escabulle:
-Que hubo de los cinco mil, ¿O es que ya se le olvidó?
–No, ¡Déme un tiempito!
–¿Para pagarme?
–No, ¡Para olvidarlo!

No hay plata

Lo vio y le pareció el colmo lo que había hecho para pagar la deuda así que lo increpó:
-¡Oiga insolente! ¡En el banco me rechazaron su cheque!
A lo que respondió el descarado:
-¿Se da cuenta? ¡No tiene plata el banco mucho menos voy a tener yo!

Frases chistosas de deudas

Significado de deudas
  • ARRUNCHIS: Te levantas a mear a las dos de la mañana y cuando regresas a la cama todos los problemas en conjunto se han “arrunchado” bajo las cobijas esperando conversar contigo.
  • CAPITAL: No soy pobre, lo que pasa es que tengo todo mi capital invertido… ¡En deudas!
  • CICLO: Naces, creces, pagas cuentas, pagas cuentas, pagas cuentas, pagas cuentas, pagas cuentas, mueres.
  • DINERO: El dinero no trae la felicidad, pero cuando se va, se la lleva.
  • NOMBRE: Aquiles Adeudo.
  • PRESTAR: “Plata” es mi apellido y “NoPresto” es mi nombre.
  • RECUERDO: El más bello recuerdo infantil es que vivía sin deudas.
  • VIDA: La vida es eso que pasa entre gastar plata y sufrir por haberse gastado la plata.

Deudores descarados

Le debía plata hace un tiempo así que en plena calle lo increpó:
-¡Oiga! ¡Hoy cumple un año la deuda!
El descarado solo le cantó:
-¡Happy Birthday To You!

Estacionar donde no debe

Llegó al banco y estacionó en el lugar del gerente, así que el guarda de seguridad del banco le dijo:
-Señor, ¡Parqueó donde no debe!
El hombre mirándolo con tristeza le respondió:
-No señor, !Si aquí es donde más debo!

El cobro post mortem

Están en el entierro de su amigo. Los tres amigos están compungidos por el dolor que esto les suscita. El primero siente que debe pagar la deuda que en vida tenía con el finado así que saca un billete de veinte mil pesos y lo deposita dentro del ataúd junto a la mano del cadáver. El segundo de los amigos al ver lo mismo siente un sentimiento parecido así que decide tomar un billete de cincuenta mil pesos y ponerlo dentro de la caja mortuoria al lado de la mano de su amigo muerto. El tercero, que era el más vivo del grupo dice:
-Yo también voy a pagarle la deuda que tenía con mi amigo. Le debía treinta miel pesos.
Pero en vez de poner billetes saca un cheque que hace por cien mil pesos, retira los setenta mil que sus amigos han puesto antes y pone entre las manos del muerto el cheque por cien mil. Los amigos se admiran de la viveza del hombre pero no pueden hacer nada.
A los pocos días el hombre sufrió un infarto al enterarse que el cheque había sido cobrado. 
Es que el dueño de la funeraria era un paisa.

Una deuda y otra deuda

Cansado de sus deudas Pablo Remalas decide suicidarse. Se sube al edificio más alto de la ciudad y cuando está a punto de tirarse un hombre se lanza sobre él y se lo impide mientras le dice:
-Me debe la vida.
A lo que contesta Pablo llorando:
-!Ay Dios mío! ¡Otra deuda más!