Chistes de ladrones

Hora de progresar

Mirando los intereses bancarios del préstamo que le han hecho al malandro, le dice a sus secuaces:
-Muchachos es hora de progresar, ¡ahora en vez de asaltar bancos vamos a montar uno!

El billete falso

Mi amor, hoy en el almacén una persona me estafó dándome un billete de cincuenta mil falso!
-¡Caramba! ¡Déjame verlo!
-No. Ya no lo tengo. ¡Con ése le compré la carne al tendero!

Lo que por agua vino…

La esposa se queja ante su esposo:
-Qué inseguridad tan tremenda con estas muchachas de servicio de hoy en día!
-¿Por qué dices eso?
-Imagínate que la Merceditas se robó todas las toallas que nos habíamos robado en el hotel!

Acusado por algo que no hizo

El abogado le pregunta a GayoTapao:
-¿Usted por qué está aquí?
-Señor abogado, ¡yo estoy aquí preso por una cosa que no hice!
–¿Y qué no hizo?
–¡Una consignación!

Acusado de robarse un automóvil

En la cárcel el preso le habla a su abogado:
-Abogado, quiero que asuma mi defensa, ¡pero lo único que tengo para pagarle es un Mazda 6!
-Ok, ¿de qué se le acusa?
–¡De haberme robado un Mazda 6!

La celosa esposa del ladrón

Luego de muchos años el ladrón regresa a su casa donde su celosa esposa lo está esperando. Ella muy enojada le dice:
-¡La radio dijo que te fugaste a las  7  y son las 9!  ¿Qué estabas haciendo en esas dos horas desgraciado?

La preferencia de la chica

Al paso de una muchacha muy hermosa el hombre le lanza un piropo:
-¡Uy! ¡Adiós mamita! ¿Será que le puedo robar un besito?
La muchacha le contesta.
-¡Uis no! ¡Así de feo como está usted mejor róbeme el celular!

La muchacha despistada

La muchacha está en la calle esperando el bus. Un hombre desde hace rato la detalla de arriba a abajo hasta que decide abordarla:
-Oye, ¡Dame tu celular!
Ella con tono despectivo le responde:
-Lo siento feo, ¡no eres mi tipo!
El hombre le responde:
-¡Fea y despistada! ¡Esto es un atraco! ¡dame el celular!

Preguntar por los ladrones

Entrando a la comisaría el borracho le dice al comandante encargado:
-Quisiera ver a los dos ladrones que están detenidos aquí por haberse metido a robar a mi casa la otra noche.
-¿Para qué quiere verlos? -pregunta el oficial de la ley-
-¡Es que quiero que saber cómo entraron sin despertar a mi mujer!

El practicante de equitación

Le preguntaron al deportista Chaguala:
-Gayo Tapao ¿por qué le gusta robarse las cosas?
-Es que tome clases de-Quitación… ¡quitación de carteras, quitación de cadenas!

Atracando a un político

Gallo Tapao ve a un hombre bien vestido caminar hacia él, así que con cuchillo en mano le dice:
-¡alto ahí!, ¡déme todo su dinero!
El hombre le dice aterrado:
-¡Oiga!, ¿usted no sabe quién soy?, !Yo soy un político muy influyente!
-!Ah!, es ése caso… ¡devuélvame mi dinero!