Chistes de matrimonio

Todas las historias y anécdotas de lo que pasa en la relación matrimonial en estos chistes de matrimonios al estilo Ordóñese De La Risa.

El billete falso

Mi amor, hoy en el almacén una persona me estafó dándome un billete de cincuenta mil falso!
-¡Caramba! ¡Déjame verlo!
-No. Ya no lo tengo. ¡Con ése le compré la carne al tendero!

Los colores de la ropa

Conversación entre mujeres:
-Y le dije: «cariño, alcánzame la blusa magenta, pero no la fucsia ni la púrpura, ¡ojo! La magenta.
-Y de esto hace…
-Mañana se cumplirán seis años, ¡y lo extraño!

Cómo ahorrar a la hora de comprar ropa

La esposa le dice a su marido:
-Cariño, yo soy muy ahorrativa, entremos a esa tienda de ropa que tiene el 40% de descuento.
-Yo soy más ahorrativo mi amor, ¡Mejor no entremos y nos ahorramos el 100%!

La chaqueta

La esposa muy orgullosa le dice a su marido:
-¡Como te atreves a decirme que no he adelgazado! Mira, esta chaqueta hace años no me la pongo, ¡me queda apenas!
-Amor, ¡es la tienda de campaña!

La combinación

-Mi amor, ¿me queda muy mal este vestido anaranjado y la pañoleta en la cabeza?
-¡Oh!  ¡Me está hablando un preso de Guantánamo!

Cocinera inexperta

La recién casada pone un plato de comida a su esposo, este lo prueba y saboreándose le dice:
-¡Humm! ¡Qué rico puré de papa!
Ella contesta:
-¡Es arroz!

Mondongo sin sabor

Muy hambriento el hombre le recrimina a la mujer luego de haber comido lo que esta tenía sobre la estufa:
-Mija, ¡Ese mondongo que cocinaste hoy no sabía a nada!
-¡Te comiste los chupos (mamilas) del bebé que los puse a hervir!

Chiste de en qué se parece

-¿En qué se parece, para una mujer, la comida china al matrimonio?
Respuesta: En que empieza con un rollo de primavera y termina con un «cerdo agridulce»

Chiste tonto de una pareja

Una vez un tomate se enamoró perdidamente de una cebolla. Su amor fue creciendo de tal manera que al poco tiempo se casaron, y como en todas las parejas, al poco tiempo tuvieron un hijo. Pero les nació «guiso»

Receta con mucho esmero

La esposa le dice a su marido:
-Quiero cocinarte esta trucha con mucha dedicación, con mucho cuidado, con mucho decoro, con mucho….
-¿Esmero?
-¡Es trucha!

La promesa incumplida

En medio de la acalorada discusión el marido le reclama a su enojada esposa:
-¡Cuándo nos casamos prometiste hacerme caso! 
-¡Claro!, no iba a armar un escándalo frente al cura ¿no?