Chistes de pobreza

La verdadera pobreza sería que no tuvieras tiempo para reír un rato con estos Chistes de pobreza, todo lo demás solo es: falta de dinero.

La película de la pobreza

Un poco mal vestidos la familia llega hasta la taquilla. El padre le pregunta al taquillero:
-¿Me vende dos entradas al teatro?
-¿Para Los Miserables?
-Mire, somos pobres, ¡pero respétenos!

La navidad en pobreza

En la familia bien pobre el niño le dice a su mamá:
-Mamá ¡Qué rico está el buñuelo! ¿Me dejas repetir?
-Claro hijo, repite.
-Gracias. ¡Qué rico está el buñuelo! ¡Qué rico está el buñuelo! ¡Qué rico está el buñuelo!

Apuros económicos en el fútbol

Dos amigos conversan:
-¡Justo llega el año del mundial y me agarra en medio de un apretón económico!
-¡No me digas! ¿Pensabas ir a Rusia?
-No. ¡Pensaba llenar el álbum de Panini!

Los precios de la ropa en tiempos de crisis

El presidente camina por la calle del brazo de la primera dama:
-Mira mi amor: pantalones $35.000 camisas $15.000, chamarras de piel $110.000. ¿Ves,? ¿Cuál crisis? La gente se queja de una supuesta crisis que no existe! pero, ¿Cuál crisis?
La primera dama le aclara:
-¿Disculpa? Esa no es tienda de ropa, ¡Es la lavandería!

¿La economía está mejorando?

-¡La economía de mi país dice está empezando a mejorar sustancialmente!
-¿Cómo lo sabes?
-¡Lo leí en los periódicos con los que me tapé anoche!

En qué se parece. Cigarrillo

¿En qué se parece la casa de un pobre al cigarrillo?
RTA. En que el cigarrillo tiene Nicotina. Y la casa del pobre: «Nicotina», ni tapete!

El verdadero desayuno continental

Al niño pobre le preguntan:
-Pepito, ¿Cuál es el desayuno continental?
-Profesora, ¡Los que comen los niños ricos del otro continente!

Cena a la luz de las velas

Pablo Remalas entra a su casa que está a media luz con unas velas puestas sobre la mesa principal del comedor. Con tono romántico le pregunta a su esposa…
-¿Velas? ¿Qué celebramos?
Ella enojada responde:
-¡Que nos han cortado la luz!

¿Cuál servicio necesita?

Se mandó a embolar (embetunar, brillar, limpiar) los zapatos. El embolador (bolero) al verle los zapatos rotos le dice:
-Disculpe, ¿Usted quiere que le embole los zapatos o le corte las uñas?

Sinceridad en el noviazgo

La esposa le dice a su marido:
-¡Si hubiera sabido que eras tan pobre no me hubiera casado contigo!
-¡Pero fui sincero contigo antes de casarnos! Te dije: «¡Eres todo lo que tengo en mi vida!»