La mesera y el piropo

Mi prima era bien fea. Trabajaba como mesera y siempre que algún cliente le pedía carne ella le llevaba una pechuga de pollo, solo para que el cliente al verla dijera ¡uy quien pidió pollo!