Chistes crueles

Las hijas gordas

Dos amigos conversan, uno le dice al otro:
-¡Qué gordas son tus hijas!
Al oír la osadía de su amigo le replica:
-¡Oye! ¡Como osas!
-¡Y como elefantas también!

No confunda el apellido

-¿Y dígame como perdió la mano señor Muñón?
-Muñoz!
-¡Ah! ¡Perdón! Señor Muñoz.

Hacer las cosas bien

La esposa le pregunta a Pablo.
-¿Para qué hiciste esa soga en forma de horca?
-¡Me voy a ahorcar!
-¿Por qué?
-Porque estoy cansado que me digas que todo lo hago mal…
-Pablo…
-¿Qué? ¿Me vas a pedir perdón?
-NO. ¡Tienes el nudo de la horca mal hecho! 

El menospreciado

PabloRemalitas le dice a su mamá:
-Me siento menospreciado en esta familia mami.
-Ay, ¡tenía que hablar el tonto! 

Agradézcale al cirujano

El paciente se despierta de la cirugía. El médico le dice:
-la operación ha sido todo un éxito.
-Me ha amputado las dos manos.
-¡Agradézcame con hurras porque no va a poder aplaudirme
¡A ver.. hip. hip… hurra! 

Ojalá lloviera

Dos ciegos caminan por la calle. Uno le dice a otro en tono lastimero:
-Ojalá lloviera.
El otro contesta!
-¡Ojalá yo también!

Uno bien competitivo

El médico le dice a su afanado paciente:
-Si sigue usted con ese estilo de vida tan competitivo va a estar muerto en seis meses.
-Doctor, ¿Qué me da y lo hago en 3?

El cambio del bebé

La niñera regresa del parque sin el bebé, la patrona bastante preocupada le pregunta:
-¿Que sucedió? ¿Por qué no trae a mi hijo y trae a este otro niño?
-Señora usted me ha dicho: “Si el bebé se ensucia lo cambia” ¡Eso hice!

Menú