Chistes de entierros

No disimular la alegría

El hombre dice:
-¡Arriba! ¡abajo! ¡al centro! ¡y pa’ dentro!
La esposa enojada le dice:
-¿Era necesario eso para meter a mi madre en el sepulcro?