Predicación Trabajo y cuidado

Predicación Trabajo y cuidado.

La importancia de darle al hombre el lugar que Dios ha provisto para el. Las esposas y todos los miembros de la familia deben entender que pasa en el alma de todo hombre. Su necesidad a que se le valore su esfuerzo por proveer para su hogar y proteger una familia. Estos y otros tema trato en esta predicación trabajo y cuidado.

 

Predicación basada en Génesis 2:7

Y Dios el Señor formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.

Génesis 2: 15

15 Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara,

Compártelo con alguien más

Tags:

También te puede interesar:

José y Yasmith Ordóñez inician su ministerio cristiano.

A sus 31 años de matrimonio, ahora que han quedado solos luego de educar a sus hijos y prepararse profesionalmente, Los Ordóñez inician uno de sus mejores proyectos en su vida: un ministerio cristiano que ayuda a las familias en estado de desintegración.

José y Yasmith en el puerto de Miami

Hasta ahora habíamos visto a José Ordóñez en sus diferentes facetas de comediante y pastor. Siempre solo en los medios de comunicación haciendo referencia a su esposa como la mujer que ayudó a cambiar su vida, su motivación principal y su valioso valuarte de inspiración. Pero solo ante las cámaras. Ahora el comediante colombiano poseedor de diez récords mundiales de humor nos sorprende con la agradable noticia de que no será más el ministerio cristiano de José Ordóñez sino que ahora son Los Ordóñez como matrimonio los que asumirán el valioso emprendimiento de un trabajo que ayudará a consolidar los principios cristianos en las familias latinas de todo el mundo.

Yasmith Ordóñez quien siempre manifestó estar esperando el tiempo propicio para empezar junto a su esposo el ministerio cristiano de los Ordóñez comentó: “ Siempre que me han preguntaban por qué no estaba al lado de mi esposo en sus giras o eventos yo solía responder: La familia es primero, estoy ocupada educando a mis hijos; ellos son mi prioridad. Una vez termine esta etapa creo que gustosa atenderé la invitación que con mucha insistencia me viene haciendo mi esposo”.

Para ello esta colombiana nacida en Santander una vez terminó este proceso al entregar a su hija menor en la universidad e iniciar la preparación de una extenuante y exigente carrera universitaria en The Master University en la ciudad de Los Angeles California, decidió dar el si a la propuesta de su esposo de iniciar un trabajo por la recuperación de las familias, los matrimonios y las formas adecuadas de educación a los hijos.

José Y Yasmith Ordóñez

El proceso

“Vamos a empezar por sus primeras apariciones junto a mí en las redes sociales. No es un trabajo fácil pues Yasmith no es una mujer a la que le gusta mucho las apariciones en público ni las redes sociales” comenta José quien no para de trabajar en los modelos adecuados de comunicación de esta nueva etapa de su vida ministerial.

“Yasmith sabe mucho, no solo por lo que estudió en la universidad durante cuatro arduos años, sino porque además pasó por las etapas duras de un matrimonio: dos separaciones de mi lado, luchar contra la infidelidad conyugal, los problemas económicos, los retos de las familias del uno y del otro; y el compromiso de educar cuatro hijos en modelos de sociedad bien distintos como Colombia y Estados Unidos”. Esas son las condiciones que mi esposa reúne para comunicar sus principios añade José.

A su tiempo vendrán los libros, los podcast; los congresos de matrimonios, las escuelas para padres; por ahora Los Ordóñez están trabajando para abrir el consultorio virtual donde Yasmith podrá dar consejería a mucha mujeres que continuamente les escriben pidiendo algo así para poder encontrar las respuestas que ella encontró en algún momento de su vida.

El modelo de trabajo

«Nuestras herramientas son los fundamentos Bíblicos, quienes quieran acceder a los procedimientos y metodologías que recomendamos deben aceptar la autoridad que La Biblia tiene sobre nuestra vida, el establecer esta autoridad bajo la obediencia a Dios y el trabajo activo Del Espíritu Santo» Aclaran Los Ordóñez quienes desde ahora diseñan el modelo de sus parques temáticos especializados en la reconstrucción familiar que momentáneamente han sido pausados en su diseño y construcción debido a la época de pandemia.

Su trabajo en Casa Sobre La Roca

José y Yasmith continuarán trabajando en la iglesia Casa Sobre La Roca sirviendo como pastores de matrimonios, labor que desde el año 2007 han ejercido en Miami, Boca Ratón y ahora su natal Bucaramanga.
«Seguiremos sirviendo a la iglesia a la que pertenecemos y donde Dios nos ha permitido crecer en muchos aspectos. Estamos bajo la autoridad y cobertura del pastor Darío Silva Silva a quien admiramos profundamente».

redacción:
Departamento de prensa de JOJ Medios LLC USA.

Hoja de vida:

Yasmith Ordóñez

Edad: 49 años.

4 hijos: Tatiana, José Daniel, Andrés David, María Juliana.

3 Nietos.

31 años de matrimonio

2 Carreras profesionales: Mercadeo y publicidad UDES Bucaramanga, Consejería Familias The Master University Los Angeles CA.

Facebook

Instagram

YouTube

Twitter

Página Web

Predicación Honrando a mi padre

Predicación Honrando a mi padre.

 

 

Versículos base de la predicación:

Proverbios 20:20

Al que maldiga a su padre y a su madre, su lámpara se le apagará en la más densa oscuridad.

Proverbios 30:17

»Al que mira con desdén a su padre, y rehúsa obedecer a su madre, que los cuervos del valle le saquen los ojos y que se lo coman vivo los buitres.

1a Samuel 16

  1. Samuel unge a David
    16 El Señor le dijo a Samuel:
    ―¿Cuánto tiempo vas a quedarte llorando por Saúl, si ya lo he rechazado como rey de Israel? Mejor llena de aceite tu cuerno, y ponte en camino. Voy a enviarte a Belén, a la casa de Isaí, pues he escogido como rey a uno de sus hijos.
    2 ―¿Y cómo voy a ir? —respondió Samuel—. Si Saúl llega a enterarse, me matará.
    ―Lleva una ternera —dijo el Señor—, y diles que vas a ofrecerle al Señor un sacrificio. 3 Invita a Isaí al sacrificio, y entonces te explicaré lo que debes hacer, pues ungirás para mi servicio a quien yo te diga.
    4 Samuel hizo lo que le mandó el Señor. Pero, cuando llegó a Belén, los ancianos del pueblo lo recibieron con mucho temor.
    ―¿Vienes en son de paz? —le preguntaron.
    5 ―Claro que sí. He venido a ofrecerle al Señor un sacrificio. Purifíquense y vengan conmigo para tomar parte en él.
    Entonces Samuel purificó a Isaí y a sus hijos, y los invitó al sacrificio. 6 Cuando llegaron, Samuel se fijó en Eliab y pensó: «Sin duda que este es el ungido del Señor». 7 Pero el Señor le dijo a Samuel:
    ―No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.
    8 Entonces Isaí llamó a Abinadab para presentárselo a Samuel, pero Samuel dijo:
    ―A este no lo ha escogido el Señor.
    9 Luego le presentó a Sama, y Samuel repitió:
    ―Tampoco a este lo ha escogido.
    10 Isaí le presentó a siete de sus hijos, pero Samuel le dijo:
    ―El Señor no ha escogido a ninguno de ellos. 11 ¿Son estos todos tus hijos?
    ―Queda el más pequeño —respondió Isaí—, pero está cuidando el rebaño.
    ―Manda a buscarlo —insistió Samuel—, que no podemos continuar hasta que él llegue.
    12 Isaí mandó a buscarlo, y se lo trajeron. Era buen mozo, trigueño y de buena presencia. El Señor le dijo a Samuel:
    ―Este es; levántate y úngelo.
    13 Samuel tomó el cuerno de aceite y ungió al joven en presencia de sus hermanos. Entonces el Espíritu del Señor vino con poder sobre David, y desde ese día estuvo con él. Luego Samuel regresó a Ramá.
    David al servicio de Saúl
    14 El Espíritu del Señor se apartó de Saúl, y en su lugar el Señor le envió un espíritu maligno para que lo atormentara. 15 Sus servidores le dijeron:
    ―Como usted se dará cuenta, un espíritu maligno de parte de Dios lo está atormentando. 16 Así que ordene Su Majestad a estos siervos suyos que busquen a alguien que sepa tocar el arpa. Así, cuando lo ataque el espíritu maligno de parte de Dios, el músico tocará, y Su Majestad se sentirá mejor.
    17 ―Bien —les respondió Saúl—, consíganme un buen músico y tráiganlo.
    18 Uno de los cortesanos sugirió:
    ―Conozco a un muchacho que sabe tocar el arpa. Es valiente, hábil guerrero, sabe expresarse y es de buena presencia. Además, el Señor está con él. Su padre es Isaí, el de Belén.
    19 Entonces Saúl envió unos mensajeros a Isaí para decirle: «Mándame a tu hijo David, el que cuida del rebaño». 20 Isaí tomó un asno, alimento, un odre de vino y un cabrito, y se los envió a Saúl por medio de su hijo David. 21 Cuando David llegó, se puso al servicio de Saúl, quien lo llegó a apreciar mucho y lo hizo su escudero. 22 Luego Saúl le mandó este mensaje a Isaí: «Permite que David se quede a mi servicio, pues me ha causado muy buena impresión».
    23 Cada vez que el espíritu de parte de Dios atormentaba a Saúl, David tomaba su arpa y tocaba. La música calmaba a Saúl y lo hacía sentirse mejor, y el espíritu maligno se apartaba de él.

 

Predicación El casi.

Predicación El casi.

Este mensaje es un amable llamado a dejar de tajo la mediocridad. Oye, reflexiona y comparte esta predicación El casi.

El mandamiento más importante

28 Uno de los maestros de la ley se acercó y los oyó discutiendo. Al ver lo bien que Jesús les había contestado, le preguntó:

―De todos los mandamientos, ¿cuál es el más importante?

29 ―El más importante es: “Oye, Israel. El Señor nuestro Dios es el único Señor[d]—contestó Jesús—. 30 Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”.[e] 31 El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.[f] No hay otro mandamiento más importante que estos.

32 ―Bien dicho, Maestro —respondió el hombre—. Tienes razón al decir que Dios es uno solo y que no hay otro fuera de él. 33 Amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más importante que todos los holocaustos y sacrificios.

34 Al ver Jesús que había respondido con inteligencia, le dijo:

―No estás lejos del reino de Dios.

Y desde entonces nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Menú