Chistes de santandereanos

La razón de su genio

Le preguntaban al santandereano:
-Oye, ¿Por qué eres tan agresivo?
-Es que mi papá fue psicólogo y mi mamá osteópata.
-¿Y eso que tiene que ver con tu bravura?
-Pues que saqué lo mejor de ambos. ¡Soy psicópata!.

No confunda

-Buenas, ¿Es aquí el club de mujeres enfadadas?
-¿Por qué me pregunta? ¿Es que me vio cara de informadora o qué?

de santandereanos

  • Con su navaja el santandereano grabó sus nombres en el tronco del árbol solo para hacerle entender a la santandereana que aún desde novios: ¡andaba armado!
  • Algunas mujeres santandereanas creen que el truco está en asfixiar al príncipe hasta que se ponga azul… ¡No!
  • Decirle a una santandereana herida: “¡cálmate!” es como si dijeras: “satanás desata tu furia”
  • ¡Mi santandereana esposa me dio un golpe tan duro que aproveche para llorar por otras cosas!
  • Me disgustan las personas que se esconden tras su falsa creencia en los signos del zodiaco para tener una personalidad tóxica y conflictiva. ¡Los odio! Perdonen que lo diga, ¡Pero es que así somos las Libra!

La medida de discución

El esposo le pregunta a su esposa:
-Del uno al diez ¿qué tanto te gusta discutir?
-¿No se puede hasta el 15?
-No.
-¿Y por qué no? !YO QUIERO!

La santandereana en el consultorio

El odontólogo le dice a la santandereana antes de puyarle la encía con la anestesia:
-Si le duele me avisa.
La mujer contesta:
-No se preocupe doctor, ¡Que si me duele le suelto una patada!

En la cornisa

Parado en la cornisa de su casa el agobiado esposo se va a lanzar al vacío. Su esposa al verlo en tal situación le dice:
-¿Qué haces ahí Arriba?
-¡No quiero vivir!
-¿Te vas a tirar?
-¡Si!
-¡Espérate que quite el carro!

Se vende cama

Se separó de la santandereana y al mes arrepentido le escribió en el WhatSaap:
“Extraño tu cama”
Y ella le respondió:
“¡Se la vendo desgraciado!”

La verdadera felicidad

-Mi amor, ya no estés brava. ¿No te parece mejor estar feliz?
-¡Yo estoy feliz así de brava!

A las buenas si

-¡Te quiero mi amor! ¡Te amaré toda la vida!
-¡Y yo a ti!
-¿Ves que no es tan difícil?
-Si mija.. ¿Puedes bajar ya la pistola?