La santandereana en el consultorio

El odontólogo le dice a la santandereana antes de puyarle la encía con la anestesia:
-Si le duele me avisa.
La mujer contesta:
-No se preocupe doctor, ¡Que si me duele le suelto una patada!