La verdadera felicidad

-Mi amor, ya no estés brava. ¿No te parece mejor estar feliz?
-¡Yo estoy feliz así de brava!