Ir por el cochino

La mamá le pide a Benito ir a la carnicería a comprarle dos kilos de cochino para el almuerzo. El niño sale contento para la carnicería. El carnicero está ocupado terminando de moler una carne. Cuando acaba se da cuenta que Benito se está sacando los mocos así que le dice:
-¡Cochino!
El niño responde;
-Si. ¿Me da dos kilos?