Uno por otro

El consentido hijo, acostumbrado a las recompensas le pregunta a su padre:
-Oye papi, ¿qué me darás por cada libro que lea?
-¡Otro!