Es por su bien…

-Sí, Martinez, yo sé que el sueldo no te alcanza para poder casarte…,
pero créeme, ¡algún día me lo agradecerás!