Apearse

Llega el autobús a la estación, el conductor lo detiene, abre la puerta de atrás y dice:
-Bueno, ¡Los que quedan que se apeen!
¡PPPLLDDRRRTT!