Ya no…

-Mami era una broma, ¡ya no quiero conocer a mi abuelito!
-¡Cállate y sigue escarbando!