El verdadero amor no habla

Golpean a la puerta de la casa del borracho: 
-¿Quién es?
-¡El Amor de tu vida.!
-¡Nah! ¡Mentirosa! ¡La cerveza no habla!