La verdadera razón del estrabismo

La señora de la casa tenía un desperfecto en sus ojos. Un día regañando a las muchacha del servicio le dice:
-Merceditas ¡usted es hipócrita! ¡tiene dos caras!
-No señora, no tengo dos caras ¡lo que pasa es que usted  como es bizca!