La pregunta capciosa del restaurante

El dueño del restaurante ha bajado la persiana a la mitad de la entrada porque ya es tarde. Un posible cliente se asoma por debajo de la persiana y pregunta:
-Disculpa, ¿Ya están cerrando?
A lo que el dueño contesta con cierta sorna:
-¡No! ¡Es que a partir de este momento solo dejamos entrar cliente de 70 centímetros!