Qué hacer con el jefe morboso

Llego de vacaciones la exuberante morena que el morboso jefe tiene como secretaria. El, con el tono de siempre le pregunta:
-Cómo le fue en sus vacaciones Lupita?
La chica con medio aire de coquetería le dice:
-¡Bien jefe! ¡Si quiere le muestro donde me broncié!
El viejo siente como su pulso se acelera y la invita a entrar secretamente a su oficina. Al entrar la chica saca del bolso una postal de una playa en Miami.
-Mire jefe, ¡Aquí fue donde me broncié!