Secreto para llevarme bien con mi vecino

-Vecino, yo descubrí el secreto de la felicidad.
-¿Ah si? y ¿Cuál es?
-No discutir con nadie, nunca.
-No creo que sea ése el secreto vecino.
-¡Tienes razón!