Las campanadas del reloj

-Compadre, ¡ayer llegué a mi casa a las 12  y mi mujer me daba un garrotazo por cada campanada del reloj!
-¿Y qué vas a hacer hoy compadre?
-¡Llegar a la una!