Libros contra la pereza

Celio entra caminando muy despacio a la librería. Al llegar frente al dependiente pregunta:
-Señor, hágame un favor, ¿tiene libros contra la pereza?
-Si señor, al fondo del pasillo.
-¡Ay! ¿no tiene unos más cerquita?