Visita inesperada

Que una vez entró un calvo a una peluquería y dijo:
-¡Uy! ¡Perdón!

¡Comparte con tus amigos!