Vencer al ajedrecista y al boxeador

Decía el hombre a su amigo:
-Soy un gran deportista. Vencí a un boxeador y a un ajedrecista.
-¿En serio? Oye, ¡te felicito!
-Si. ¡Al boxeador lo vencí en ajedrez y al ajedrecista lo vencí en boxeo!