Esa paloma…

Siempre iba a la iglesia Pablo Remalas para ver si Dios se apiadaba de él y le quitaba la mala suerte. Solo que al salir de la iglesia siempre pasaba una paloma y lo poposeaba justo en la frente. No había día ni misa en que una paloma no lo ensuciara con su popó.
Un día justo saliendo de la iglesia se sucede un terremoto y le cae una piedra en la cabeza a Pablo que sobándose mira para arriba y pregunta:
-¡Dios mío! ¡¿Qué fue lo que comió esa paloma?!

¡Comparte con tus amigos!