Solución sencilla…

El hombre le consulta al doctor:
-Doctor, ¿Qué hago para que mi esposa no quede embarazada en estas vacaciones?
-Sencillo hombre, ¡llévesela con usted!