¡Un pedo por favor!

En la habitación en la luna de miel, la atribulada mujer le dice a su esposo:
-Amor, ¡Tírate un pedo!
-¿Y para qué?
-¡Es que quiero que se vaya ese olor a pecueca!