Chistes de Santanderanos 2

Chistes de santandereanos 2


¡Es tan brava que se broncea a latigazos!


Chistes cortos de santandereanos 

La domadora…

Trabajaba en el circo la santandereana. Vienen del noticiero a entrevistarla:
-Señora, ¿es verdad que usted doma leones?
-¡No mano! ¡yo solo los lavo y los peino!


Pelea pareja…

Decía el bobo Tanainas:
-¡La pelea entre el santandereano y yo estuvo bien pareja!
¡un rato estaba el encima mío y otro rato estaba yo debajo de él!


Rivalidad santandereana…


—PUBLICIDAD—


Los del norte y los del sur intenta superarse mutuamente, por eso un Bumangués le dice a un Cucuteño:
-Ole mano! ¡a mi lo que más me gusta de Cúcuta es la salida de la carretera que va p’a Bucaramanga!


Chistes buenos de Santandereanos

Revancha mejor…

Dos santandereanos peleando:
-Juepuerca mano! ¡le voy a dar un puño pa’ que sepa como sufre una madre con un hijo calavera!
El otro todavía más bravo le responde:
–Pues si lo hace yo le doy dos balazos, ¡pa’ que sepa lo que sufre una madre con la calavera de un hijo!


Eterna competencia…

Otros dos santandereanos compitiendo:
-Ole mano, ¿conoce el canal de panamá?
–¡Si!
–¡Ese lo abrió mi papá!
–Ole mano ¿y usté conoce el mar muerto?
–Si
–¡Ese lo mató mi papá!


Chistes clásicos de santandereanos:

Caraxo…


—PUBLICIDAD—


El santandereano maneja el automóvil por una carretera de los Estados Unidos. Detiene el auto y lo orilla para preguntara a un transeúnte:
-¡Ole mano! ¡Hágame un favor! ¿falta mucho para llegar a Tejas?
El hombre le corrige:
-No se dice Tejas, se dice Texas! la J se pronuncia como una X y faltan 30 millas
El santandereano contesta:
–¡Ah caraxo! ¡que lexos queda!


Embarazo colectivo…

Era santandereano el hombre de nuestro chiste. Bastante bravo (aunque esto parezca redundante) y por todo buscaba pelea.
Fue a prestar el servicio militar por dos años y al regresar se enteró que todas la mujeres del pueblo estaban embarazadas. Todas, menos la suya. ¿El culpable? un paisa muy mujeriego que jamás tocó a la novia del santandereano porque conocía su fama de busca pleitos.
El santandereano al darse cuenta de lo que había acontecido fue y le dio una paliza al paisa que en medio del dolor le dijo:
-Parce, ¡pero por qué me pega si yo no me metí con su mujer!
A lo que responde el santandereano:
-¡Por eso! ¡a mi nadie me desprecia la mujer!


MAS CHISTES DE SANTANDEREANAS AQUÍ


 

Compartir en tus redes:
No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

SUSCRÍBETE al Boletín de humor
Ingresa tus datos y recibirás nuestras últimas noticias, información y contenidos que voy poniendo...
SUSCRÍBETE al Boletín de humor
Ingresa tus datos y recibirás nuestras últimas noticias, información y contenidos que voy poniendo...