¿De verdad ya la olvidó?

-Pastor ya la olvidé, ya ni la recuerdo, ¡ya superé eso!
-¡Qué bueno! quieres agua?
-¡Buuuuaahhh!
-¿Por qué lloras?
-¡Ella tomaba agua!