La dieta que se le debe dar a los reclusos

El preso se queja de la comida de la cárcel.
-¡Deberían dar verduras o comidas que verdaderamente alimenten aquí en esta cárcel!
El compañero de celda le dice:
-No te quejes que la comida no está tan mal.
-¿¡Qué no está tan mal!? ¡Cómo que no! ¡Mire! ¡Me acaba de salir una lima en el pan!