Apoyo marital…

Pablo Remalas se ha quebrado económicamente luego de hacer varios malos negocios. Todos sus amigos lo han abandonado. Con cara triste y tono bajo le dice a su esposa casi a punto de romper en llanto…
-Bueno, ¡creo que, solo nos tenemos el uno al otro!
A lo que responde su esposa:
-¡A mí no me metas!

¡Comparte con tus amigos!