El ladrón que quería degollar

Goyo y su esposa caminan por la calle de Barranquilla. En la oscuridad de la calle les sale un asaltante que le pone un cuchillo a la mujer en el cuello mientras le dice:
-Dame la cartera o la degollo!
La señora dice entonces:
-¡Goyo! ¡Dale la cartera al señor!