La venta de empanadas…

Pablo vendía empanadas. Un amigo se lo encuentra y le pregunta…
–Pablo, ¿cómo le fue?
–¡Me llené!
–Wow! ¿se hizo rico vendiendo las empanadas?
–No. ¡No vendí ni una sola y me tocó tragármelas todas a mí!

¡Comparte con tus amigos!