El chiste del preso trabajador

Decía la esposa de uno de los reos presos en aquella cárcel:
-Voy hablar con el jefe de la cárcel para que a mi marido le den un trabajo más descansado.
-¡Pero si de pegar estampillas nadie se cansa!
-¿Pegar estampillas? ¡qué raro! ¡el domingo en la visita me dijo que estaba cavando un túnel!