Sin necesidad de esposa

Pastor, desde que mi esposa se fue soy un hombre fuerte, sin miedo a la vida. Ya no la necesito!
-Ok. ¿Y por qué has venido desnudo?
-¡Es que no sé dónde se prende la lavadora!