Chistes de hospitales

Chistes de hospitales

Bienvenidos a los mejores chistes de hospitales que José Ordóñez ha recopilado hasta el momento.


La nada…

Ingresan al político a la clínica porque ha recibido un fuerte golpe debido a que en una manifestación alguien le lanzó un objeto contundente. Luego de practicar los exámenes de rigor el médico le dice al asistente personal del político que ha ido preocupado a indagar por la salud del diplomático. El médico le dice para calmarlo.
-¡No se preocupe que no le hemos encontrado nada en la cabeza!
-Eso ya lo sé desde hace años doctor, pero dígame, ¿cómo está del golpe?

¡Sangre!

Desde la puerta del hospital el médico general grita:
-¡Necesitamos a un donante de sangre urgente!
Un buen hombre se para y sin pensarlo se ofrece:
-Doctor, ¡Yo soy cero positivo!
-Pues muy mal señor, ¡debería usted ser más optimista!

Chistes cortos de hospital

 Pregunta, pregunta, pregunta…
¿Al hospital de Pitalito se le conoce como Hos-Pitalito?

♦

 Los doctores escriben sus fórmulas y recetas médicas en letra inentendible. Eso si, ¡Las cuentas las pasan bien claritas!

♦

Cuando me aburro voy a algún hospital, me cuelo, me visto con una bata blanca y a los que despiertan de una operación les digo: “Bienvenido al 2050”


¿Habrá tratamiento para los calvos en algún hospital? Bueno, por lo menos aquí remedio para la risa con los chistes de calvos.


Qué susto!

El médico enfundado en su bata verde, entra con cara de perturbado a la sala donde aguarda la familia del pequeño paciente. Al verlo así el papá pregunta:
—¿Qué pasó doctor?
—¡Perdimos a su hijo Benito en la cirugía!
—¡NO!  ¡No puede ser!
—Sí, pero ya lo encontramos, ¡Estaba en el baño! ¡jaja!


Lógica de Benito…

Era la primera vez que Benito veía como le ponían a un paciente en un hospital un lavado (enema). Aterrado el niño en el hospital exclama:
-¡Caramba! ¡En esta clínica cuando uno no se toma la sopa se la hacen toman por la cola!


Meme selfie radiólogos


No me joda!

En el hospital, el médico que no puede pronunciar bien la “r” le dice a la esposa del paciente:
-Lo sentimos señoda, su madido mudió!
-¡No me joda!
-¡No mejoda ni mejodadá!


Recobrar la memoria…

En el pasillo del hospital dos enfermeras se encuentran:
-Oye Susy, ¿Qué haces con ése termómetro rectal en la oreja?
–¡Ay mija!, ¡Ya recordé en donde dejé el lapicero!


Sin mejoría…

-Doctor vengo a que me haga un examen de la vista para ver como sigo.
-Creo que sigues muy mal, ¡Está es la veterinaria, aquí vendemos animales, el hospital está a una cuadra de aquí!


¡A este paciente hay que llevarlo inmediatamente a la página donde están todas las categorías de chistes!

Encuentra más Flash informativo en YouTube “Mundo José Ordóñez”

El nervioso…

Va a visitar a un amigo al hospital y lo encuentra bastante nervioso:
-¿Qué le pasa hermano?, ¿Por qué está asustado?
-Es que oí a un enfermera decir que no tenía porque estar nervioso que la apendicitis es una operación sencilla, que mantuviera la calma, ¡Que los malos resultados que se habían dado en el pasado no necesariamente se repetiría en esta operación!
-Pero ése no es motivo para estar nervioso. Al contrario, ¡Ella se lo decía para que a usted no le dieran nervios!
-¡Es que no me lo estaba diciendo a mí! ¡Se lo estaba diciendo al médico que me va a operar!

Encuentra más contenido de Ordóñese De la Risa en YouTube “Mundo José Ordóñez”

¿Hace frío en las clínicas y hospitales? Si. Mucho.
Ríe con estos chistes de frío

¿Desde cuándo?

El santandereano entró al hospital buscando quien lo ayudara con su problema. Le dijo al médico de turno:
-Doctor, ayúdeme con mi problema, es que me da mucha rabia y se me olvidan las cosas!
¿Desde cuándo?
¿¡Desde cuándo qué desgraciado!? responde el santandereano.

Dejarlo todo…

En el consultorio del hospital, el médico luego de analizar todos los exámenes que se le han practicado a paciente le recomienda:
-Debe usted dejar el trago, el cigarrillo, las comidas picantes y el sexo.

El paciente alarmado por lo que acaba de escuchar le dice al facultativo:
-¡No doctor! Eso es imposible. Si quiere dejo el cigarrillo, el alcohol y el picante, pero el sexo; ¡eso sí que no!
-Ok. Deje todo entonces y cásese, ¡así va a dejar el sexo poco a poco!

Compartir en tus redes:
1 Comment