La oveja en el banco

El hombre entra al banco con una oveja bajo el brazo. Le dice al gerente:
-Vengo a pedir un préstamo.
-¿Y esa oveja?
-¡Viene «a-valar!»